¿Quién no ha esperado con ansias sus vacaciones?. Llegar a un paraíso tropical, o un lugar donde respirar tranquilidad, explorar paisajes diferentes, tener experiencias extremas, conocer gente, activar los sentidos, empaparse de cultura y saborear gastronomía diferente.

Mar, montaña, ciudades históricas, en fin, un paréntesis en nuestra rutina diaria.

Nos gustaría que esta vivencia fuese eterna, pero no. Debemos regresar a casa.

Pero, ¿Qué ocurre cuando volvemos a la realidad? El cuerpo nos pasa factura por todos los excesos que vivimos los días anteriores. Posiblemente hemos comido de más, hemos probado alimentos con una preparación e ingrediente diferente s a los que estamos acostumbrados. Ni que decir del alcohol del que posiblemente hemos consumido mas de lo habitual. El ejercicio físico que bien por exceso o bien por defecto, seguro no ha sido tampoco el que nuestro cuerpo estaba acostumbrado.

Las consecuencias de todos estos cambios no se hace esperar, pero para una pronta reposición, es conveniente seguir una serie de adaptaciones:

– Una buena hidratación

La deshidratación es provocada por la larga exposición al sol y el consumo de alcohol. Este es uno de los aspectos que mas afectan y producen cansancio, malestar, dolor de cabeza y falta de ánimo.
Consumir de dos a tres litros de agua al día, es eficaz para reponerse de este problema.

– Dormir

Si durante las vacaciones aprovechaste desde el primero hasta el último rayo de sol, o si esperaste incluso hasta la aparión de los primeros del dia siguiente ya así un dia tras otro, o si has viajado a lugares con zonas horarias diferentes, trata de reponer sueño.
Dormir bien te ayudará a recuperar tu energía y claridad mental.

– Come saludablemente

Seguro has probado bocados deliciosos, pero olvidaste medir sus proporciones y mantener el equilibrio que tanto esfuerzo lograste tener a lo largo del año.
Hay que empezar de nuevo. Dale prioridad a las frutas y verduras, a las carnes de corte magro y al consumo de cereales.
Respeta los horarios para cada comida y consume las cinco porciones al día.

– Actividad física

Es importante que mantengas tu cuerpo activo, bien sea para quemar las calorías extra que consumiste, o para activar el cuerpo tras largos días de reposo. El ejercicio regular también ayuda a mejorar los efectos de un movimiento intenso y a recuperar el cuerpo tras etapas de actividad extrema.

– Relájate antes de volver a la rutina

Regálate un masaje, un momento de meditación o una mañana tranquila en casa. Siente que has vuelto y disfruta de lo que tienes. Guarda en tu memoria esa sensación de bienestar y regresa a u casa unos días antes de reincorporarte a tu trabajo.

Por último, no pienses en que lo que se acabó, y por el contrario, empieza ya a planear con ilusión loas próximas vacaciones

Déjanos un comentario