Las almendras, estos pequeños frutos, proveniente de la antigua Persia, fueron introducidos en España por los fenicios y ha formado desde entonces parte esencial del recetario popular bien haya sido como integrante de postres, o como aderezo de lujo de diferentes recetas de sopas y carnes.

Es la semilla desecada de este pequeño fruto la utilizada por su valor palatario, pero frecuentemente se desconoce la enorme riqueza nutricional que entraña.

 

Valor nutricional de las almendras

Casi un 20% de su peso, está formado por proteínas de alto valor biológico, fuente de aminoácidos esenciales como la treonina, isoleucina, leucina, valina y fenilalanina, por lo que su adición con algunos cereales carentes de ellos (arroz) aumenta el valor nutricional del menú.

Su contenido en hidratos de carbono, es realmente baja, solo un 9,3% de su peso siendo además carbohidratos de lenta absorción por lo que su índice glucémico es bajo y pudiendo ser muy bien tolerado por diabéticos. Esta cualidad, también asegura un aporte continuo de glucosa para el cerebro, de modo que contribuye a prevenir el bajo rendimiento intelectual, pérdidas de memoria y déficit de concentración.
Su contenido en fibra, 10% de su peso, favorece el buen funcionamiento intestinal.

Grasas cardiosaludables

Es tal vez la característica mas destacada de este fruto seco. El 54% de su peso lo constituyen grasas de las cuales el 65% de ellas son del tipo monoinsutaradas, como las del aceite de oliva, y que tienen la virtud de disminuir el colesterol LDL, el conocido como “malo” y favorecer el colesterol HDL, el conocido como “bueno” ayudando de esta forma a prevenir los accidentes cardiovasculares.

 

Riqueza en minerales y vitaminas

Es una de las principales fuentes de calcio dentro de los alimentos vegetales, así como posee altas cantidades de magnesio y fósforo.

Estos tres aportes minerales contribuyen a la adecuada salud del sistema musculo esquelético, siendo un potente protector frente a la osteoporosis.

Una ración de 30 gramos, cubre el 9% de las necesidades de calcio del individuo (el doble que la leche para el mismo peso).

Posee casi 5 mg por cada 100 gramos de Hierro, de modo que 30 gramos de almendras cubren el 8% de las necesidades diarias de la mujer y el 12% en el hombre.

Otros minerales que posee en cantidades significativas y que son esenciales para la salud, son el magnesio y el cinc.

En cuanto a las vitaminas, hay que destacar especialmente su contenido en vitamina B2 y flavonoides como la quercitina con alto poder antioxidante y antiinflamatorio.

Todas estas características, la convierten en un ingrediente imprescindible como complemento de diferentes platos, y como alimento individual de alto valor para desayunos y comidas de entre horas.

Déjanos un comentario