Determinados nutrientes como los arándanos,  son especialmente beneficiosos para el sistema inmunitario. Es interesante conocer los alimentos que nos los proporcionan para potenciar al máximo su actividad. Es importante poseer un sistema inmunitario lo más eficaz posible para la prevención y defensa de algunas enfermedades. Una mala dieta que conlleva déficit de nutrientes y exceso de toxinas son factores que deprimen el sistema inmunitario propiciando el desarrollo de infecciones, alergias y algunas otras enfermedades.

Existen estudios que demuestran que determinadas sustancias presentes en algunas plantas tienen la capacidad de aumentar la inmunidad.  Así por ejemplo los polifenoles y las antocianinas pueden actuar como antioxidantes e inmunomoduladores. Los primeros están presentes en el té verde, el aceite de oliva, los cereales integrales, los frutos secos y la equinácea; los segundos son abundantes en los frutos rojos tales como los arándanos.

 

Los arándanos (Vaccinium myrtillus)

Este fruto es poco habitual en nuestra cocina, pero es uno de los alimentos más antioxidantes, protege de las infecciones, mejora la circulación, actúan sobre el aparato digestivo e incluso se están haciendo estudios en donde se demuestra que enlentece la aparición del Alzheimer.

Los arándanos son una falsa baya; en su proceso de maduración pasan del verde al rojo, y finalmente, a negro-violáceo-azulado momento en el que están maduros. Su etapa de consumo ideal es de Julio a Septiembre. Como curiosidad, con el jugo violáceo del fruto antiguamente se teñía la ropa.

Información nutricional por taza:

Calorías

83

Grasa

0,48g

Carbh

21,01g

Prot

1,07g

Las cantidades aconsejadas son 20-30 gr/día para frutos desecados y de 160- 480 gr/día para los frutos frescos.
Debido a la presencia de las sustancias  antioxidantes (antocianinas) hace que a esta fruta se la considere como un antídoto para recuperar las células dañadas del organismo. La investigación sobre ratas menciona que las que consumen esta fruta se vuelven más activas y más inteligentes  que las que no lo comen.La fruta contiene una variedad de nutrientes, por ejemplo, algunos minerales (manganeso, calcio, fósforo, hierro, potasio y zinc), vitaminas B1, B2, B3 y B6, vitamina C, vitamina E , vitamina K y manganeso entre otros. Los arándanos son ricos en vitamina C, en pectina y en fibra, contienen poco azúcar por lo resultan bajos en calorías  y adecuados en regímenes de adelgazamiento, así en macedonia de frutas o en tentempié para tomar entre horas, estas frutas aportan un sabor fresco y dulce. En el desayuno se pueden mezclar con leche de soja y cereales tipo muesli que no elevan los niveles de azúcar.

Los frutos frescos tienen una acción protectora sobre la pared vascular, incrementando su resistencia y disminuyendo la fragilidad de los capilares, además tienen cierta acción antiagregante. Por esto se recomiendan en piernas cansadas, varices, hemorroides.

A nivel ocular son beneficiosos por la presencia de luteína y xantinas, sustancias importantes para la función de la retina. Se ha comprobado que mejora la visión nocturna, una mayor adaptación a la oscuridad y mejora de la agudeza visual; también se ha puesto de manifiesto una notable mejoría de la función retiniana en pacientes con miopía, glaucoma y en la afectación inicial de la visión en la diabetes.

A nivel digestivo el fruto desecado es útil para la diarrea inespecífica (efecto astrigente). También se utilizan en las inflamaciones leves de mucosa orofaríngea. Por el contrario, los frutos frescos tienen efecto laxante suave.

Desde hace unos años se ha demostrado su utilidad como coadyuvante en el tratamiento de las infecciones urinarias ya que evita que el germen habitual que las causa se fije a las paredes vesicales.

Las hojas se han venido usando en la medicina popular para diversas afecciones tales como artritis, gota, problemas cardiacos, pero su uso en exceso, tanto en cantidad como en tiempo, puede ser tóxica, de ahí que la Comisión Europea desaconseje el uso de esta parte de la planta.

2 comentarios

  • Ana García dice:

    Me ha encantado el artículo, pues no tenía ni idea del efecto tan beneficioso que pueden tener los arándanos en nuestro organismo.
    Desde ahora los consumiré. Además tenemos la suerte de encontrarlos congelados cuando estén fuera de temporada.
    Buscaré también alguna receta de cocina para sacarles más provecho

Déjanos un comentario