Skip to main content

 

 

La menopausia es un proceso fisiológico que ocurre en las mujeres entre 45 y 55 años en el 65-70% de los casos, un 25% la tienen antes de los 45 años y un 5-10% después de los 55, tan solo un 1% de las mujeres la tienen antes de los 40.  El déficit hormonal provoca una serie de cambios orgánicos entre los que se  incluyen un descenso del colágeno cutáneo contribuyendo al envejecimiento.

Algunos tratamientos tópicos como  el ácido retinoico, el ácido glicólico y la vitamina C aumentan el colágeno cutáneo.

La menopausia se produce el día en que la mujer pierde su menstruación.  La palabra procede el griego cuyo significado es el término de la menstruación. Este momento se retrasa en sociedades más avanzadas y se adelanta donde hay menos avance social. Teniendo en cuenta que la expectativa de vida de la mujer es de 84 años aproximadamente, este periodo menopaúsico corresponde a un tercio de nuestra vida, es importante tener una actitud adecuada tanto psíquica como física. La vida no se nos acaba!.

 

CAMBIOS CUTÁNEOS EN LA MENOPAUSIA

 

La piel de la mujer en la menopausia disminuye su funcionalidad, produce menos grasa, menos sudor, reduce la temperatura y aumentando la permeabilidad y reactividad vascular, con mayor tendencia a la vasodilatación, esto último hace que haya una mayor tendencia a la cuperosis.

También se ha visto que la piel de la mujer menopaúsica tiene una mayor tendencia a la manchas y a la hiperpigmentación ante  la exposición a la luz ultravioleta en comparación con la mujer premenopaúsica.

El grosor de dermis y epidermis disminuye, al igual que la cantidad de colágeno tanto de tipo I como tipo II y elastina.

Todos estos cambios se han relacionado con el bajo nivel de estrógenos, ya que se han visto una cantidad importante de receptores para estas  hormonas en la piel, sobre todo en la piel de la cara.

¿Qué consecuencias tiene en el aspecto de la piel esta caída hormonal?

La piel se vuelve más seca y descamativa, menos elástica con la consiguiente aparición de arrugas, situación que se agrava si nos exponemos o hemos expuesto al sol y fumamos. Las uñas se alteran, se hacen más frágiles (se rompen), aparecen surcos y estrías en su superficie.

El vello y, el pelo en general, sufren cambios debido al desequilibrio estrógenos-andrógenos. Disminuye la densidad de vello axilar y púbico. La duración del ciclo del folículo piloso es cada vez más corto por lo que en la mujer menopaúsica el pelo es cada vez más fino y con menor densidad apareciendo alopecia; en cambio puede aparecer vello en zonas que no son habituales en la mujer como en el bigote y en el mentón.

 

 

CUIDADOS DE LA PIEL EN LA MENOPAUSIA

 

Es importante mantener las medidas generales de dieta y ejercicio, ambas nos ayudaran a mantener el peso ideal. Una alimentación rica en verduras, frutas, pescados, aceite de oliva es beneficiosa para mantener una piel sana, además nos previene del cáncer de mama y el riesgo de enfermedades cardiovasculares ya que nos está aportando sustancias antioxidantes.

Dentro de estas medidas generales es importante el dejar de fumar. El tabaco es una de las fuentes exógenas más oxidante, además hay sustancias dentro de él que impiden que las hormonas se fijen a los receptores de la piel y hagan su efecto beneficioso (los estrógenos en la piel favorecen la formación de colágeno).

Medidas específicas:

  1. Utilizar filtros solares cada vez que nos vayamos a exponer al sol. En la actualidad nos solo nos protegen de la radiación ultravioleta A y B, sino también de la radiación infrarroja (IR) e incluso de la luz azul a la que estamos sometidos por el excesivo uso de los dispositivos electrónicos.

 

  1. Higiene de la piel: Es importante la limpieza facial diaria, tanto por la mañana como por la noche (leche limpiadora, agua micelar…) para mantener la piel libre de todas las sustancias antioxidantes y dejarla preparada para la recepción de las cremas posteriores.

Para la ducha es preferible utilizar geles o jabones suaves y preferiblemente grasos. Y la piel corporal, al igual que la de la cara, requiere su hidratación y nutrición tras el baño por lo que es recomendable el uso de cremas, leches o aceites que hagan esta función.

  1. Cuidado de la piel de la cara: Ni sirven todas las cremas ni tampoco todos los componentes, serán preferibles aquellos que nos aporten nutrición y favorezcan la formación del colágeno perdido

  1. Retinoides: Molécula antienvejecimiento por excelencia. Se encuentra en forma de ácido retinoico, renitol y retinal. Es un metabolito de la vitamina A. Se encuentra en muchas cremas a bajas concentraciones sin producir irritación; para tratamientos más intensos y efectivos se ha de acudir al médico estético o dermatólogo para iniciar tratamiento.
  2. Vitamina C: Su aplicación tópica alcanza niveles en la piel 30 veces superiores a los alcanzados si se tomase por boca. Tiene dos efectos importantes, por un lado estimula la síntesis de colágeno por parte del fibroblasto y por otro tiene un efecto antioxidante importante. En combinación con la vitamina E hacen el tándem antioxidante por excelencia.
  3. Factor de crecimiento epidérmico: Estimula a la célula epidérmica y al fibroblasto para la formación de colágeno y ácido hialurónico.

Estos son ejemplos de algunas moléculas importantes en el tratamiento de la piel.

  1. Tratamientos médicos estéticos: Importantes para el mantenimiento de la nutrición de la piel “por dentro”. Damos importancia a la combinación de peelings medios-superficiales, mesoterapia-micropunción (aporte de fórmulas con aminoácidos, vitaminas, ácido hialurónico cuya misión es nutrir la piel), IPL.

 

El éxito de una piel sana a partir de la menopausia es la combinación de todos los cuidados anteriormente expuestos.

 

Déjanos un comentario

Close Menu