BienestarLiposucciónMedicina estéticaObesidad

Dietas proteinadas: ¿un milagro o una maldición?

By 22 diciembre, 2012 2 comentarios

Aunque sobre ellas se halla escrito sobradamente calificándolas en ambos sentidos y muchas veces sin saber por qué, no son ni una cosa ni otra. Muchos de los artículos que he encontrado publicados en diversos medios, son solo un copiar-pegar sobre lo que otro haya escrito y subiéndose al carro de moda: si está de moda demonizarlas, pues son malditas, si por el contrario está de moda alabarlas, las convertimos en tratamientos milagrosos.

Pues bien, reitero, no son ni una cosa ni la otra. En medicina no hay verdades absolutas y no existen los ángeles ni los demonios
Ante todo hay que comprenderlas como lo que son: un tratamiento médico y como tal tiene una indicación clara: la obesidad y el sobrepeso verdadero, una contraindicación definida, una vigilancia por parte del médico y un tiempo de duración determinado.

No son un estilo de vida. Por supuesto que no son deseables como tipo de alimentación en forma permanente, al igual que no tomaríamos un antibiótico ni muchos otros medicamentos en forma permanente.

¿Son peligrosas para la salud?: pues claro al igual que cualquier tratamiento médico cuando se instala inadecuadamente y sin la correcta vigilancia. O, ¿qué pensamos sobre los analgésicos, anti inflamatorios, corticoides, inmunosupresores, anticonceptivos, etc.?

Cualquier tratamiento médico, y la dieta proteinada lo es, tiene una cara y una cruz. Son beneficiosos cuando están indicados, y pueden ser nefastos en caso contrario.
Entonces, ¿son efectivas?. Hay que comprender el mecanismo de acción de este tratamiento: al suprimir de la dieta, el aporte de carbohidratos, los cuales constituyen la primera vía de obtención de energía para el organismo, este no tiene más opción que obtener dicha energía de su segunda reserva: el tejido graso, de tal forma que este empieza a disminuirse en forma selectiva.
Al contrario de las dietas hipocalóricas tradicionales, como no está suprimido el aporte proteínico, no se ve mermada la masa muscular.

Evidentemente existen situaciones médicas en las cuales estaría absolutamente contraindicada esa bofetada metabólica, ya que esto no deja de ser una agresión (insisto, al igual que la toma de muchos medicamentos), y por tanto debe ser muy bien seleccionado el paciente al que se le aplique esta dieta y ser estrechamente vigilado en sus valores bioquímicos,. Y por supuesto, una vez alcanzado el objetivo debe ser correctamente retirada para instalar un régimen alimentario ideal compuesto por los tres grandes grupos de alimentos (carbohidratos, grasas y proteínas) en sus correctas proporciones.

Si está pensando someterse a una dieta de estas características, antes debe consultar su situación de salud con su médico, y si este ya se lo ha propuesto, seguro que está correctamente indicado.

2 comentarios

  • Doctor Molins dice:

    Muy de acuerdo con el comentario: Creo que no son un estilo de vida, pero sí que marcan el inicio de un cambio que conduce a un nuevo estilo de vida. Lo de la “bofetada metabólica” no es compartido, más me parece una bofetada metabólcia cualquier incremento desmesurado de glúcidos en una ingesta, eso si duele!

    En cualquier caso , son una excelente opción terapéutica en buenas manos -no en las de cualquiera con título de médico- para hacer frente a la obesdidad y muchas de sus patologías sociadas. SIEMPRE BAJO CONTROL MEDICO.

    • Clinica Cisem dice:

      Sí por supuesto, le damos muchas mas “bofetadas metabólicas” a nuestro organismo sin que nadie se preocupe de llo. Para ejemplo las pantagruélicas cenas navideñas.
      Un saludo

Déjanos un comentario