BienestarDrenaje linfáticoLiposucciónMasajesMasajes y terapias

El drenaje linfático manual en liposucciones

By 21 enero, 2014 Un comentario

La liposucción es una intervención mediante la cual se extrae grasa localizada en el panículo adiposo, consiguiendo disminuir acumulaciones exageradas y localizadas de la misma (lipodistrofia) en diferentes zonas corporales.

La acción de las cánulas mediante las cuales se realiza la aspiración sobre los tejidos, puede conllevar a la aparición de edema, hematomas y fibrosis que poco a poco se van reabsorbiendo .
La aparición de fibrosis (endurecimiento) podría ser debida a:
– Cambios degenerativos en los acúmulos líquidos (edema y hematoma)
– Degeneración de grasa que no ha alcanzado a ser removida pero que no ha quedado bien vascularizada por el mismo traume quirúrgico. Esta grasa será finalmente destruida por los macrófagos.
– Excesiva retracción de piel en algunas zonas como resultado de un exceso de acción sobre la grasa subcutánea.

Acción del drenaje linfático manual (DLM) tras la intervención.
La aplicación temprana y continuada del masaje tras una liposucción, actúa favorablemente en la evolución del post operatorio y en el confort del paciente, toda vez que acelera y promueve la acción recuperadora del propio organismo.

Los objetivos del Drenaje Linfático manual en el post operatorio son:
– Acelerar la reabsorción del edema y el hematoma.
– Favorecer la regeneración de los capilares y linfáticos lesionados tras la intervención.
– Disminuir las molestias y proporcionar bienestar en el post operatorio
– Disminuir la duración del periodo post operatorio
– Mejorar el estado de la piel
– Acelerar la recuperación de los tejidos.
– Acelerar la recuperación de la sensibilidad de la piel.
– Acelerar la reabsorción de zonas fibrosas por estimulación de los macrófagos.

Idealmente debería empezar el tratamiento con DLM una o dos semanas antes de la intervención, con el fin de activar el sistema linfático y llegar a la intervención con menos edema presente.

Recordemos que casi todas las lipodistrofias sobre todo en miembros inferiores, se acompañan de celulitis, en la que el componente de retención de líquidos suele ser importante.

Posterior a la intervención, solemos comenzar los masajes a los 7 días de la misma y realizar luego un ciclo de cinco o seis sesiones con una cadencia semanal.

Como la liposucción habrá solucionado el problema de acumulo graso, pero no el de la celulitis, solemos recomendar mantener un tratamiento de drenaje bien manual o bien mecanizado como el sistema LPG, haciendo ciclos cortos anualmente con el objeto de mantener bloqueado el avance del proceso celulítico. Todo esto acompañado de las correspondientes recomendaciones de alimentación y hábitos de vida para contribuir a este objetivo.

Déjanos un comentario