La celulitis se considera habitualmente un problema estético, pero de hecho, es un autentico trastorno funcional donde casi con toda seguridad encontraremos una alteración de la circulación linfática.
Provoca lenta, pero progresiva degeneración del tejido conectivo, el tejido cuya función es sostener y unir entre sí los diversos órganos del cuerpo, con daños que si no se tratan, pueden llegar a ser irreversibles.

A la alteración de la circulación linfática pueden encontrarse añadidas disfunciones hormonales, propensión hereditaria, sobrepeso y hábitos incorrectos como el sedentarismo o el abuso de alcohol o tabaco.

Que es la linfa y que función tiene
La linfa es una sustancia líquida, casi incolora, transparente y lechosa constituida a base de agua y proteínas plasmáticas que recorre todos los tejidos del cuerpo en un sistema de vasos microscópicos y paralelos a los vasos sanguíneos, y cuya función es recoger los desechos procedentes del metabolismo celular, para ser volcados en el torrente circulatorio y d esta forma ser llevados a los órganos de depuración (hígado y riñones).

Como influye en la celulitis
Si la linfa no fluye adecuadamente, la primera consecuencia es una acumulación de toxinas en los tejidos que disminuye el ritmo de los intercambios nutritivos entere las células.
Al no estar bien alimentadas y oxigenadas, estas células se hinchan, sus paredes se debilitan y dejan salir líquidos y sustancias de desecho al espacio intercelular agravando el problema.
El paso siguiente si no se actúa, es el espesamiento de los tejidos, en este caso particular el tejido graso subcutáneo de los miembros inferiores, hasta volverse fibroso. La piel pierde elasticidad y se hace menos compacte asumiendo el típico aspecto de piel de naranja

El masaje
El objetivo principal es transportar la linfa “estancada” hasta los denominados nódulos linfáticos, estos son espacios anatómicos donde la linfa es depurada y limpiada. Por eso, aunque el problema afecte a miembros inferiores, el masaje debe abarcar todo el cuerpo haciendo especial hincapié en dichos nódulos o estaciones, empezando por la más importante, situada entre las fosas claviculares en la base del cuello.

Inicialmente, el masaje de drenaje linfático fue descrito por los daneses Emil y Aastrid Vodder, quienes dieron su nombre a l clásico drenaje linfático manual.
Actualmente contamos con tecnología mecanizada que imita casi a la perfección los movimientos utilizados en la técnica original (endermología)

Déjanos un comentario