A la hora de realizar un tratamiento estético, como una liposucción en la espalda, es evidente que la silueta de la espalda femenina  es diferente de la masculina, tanto en la visión de frente como en la visión de perfil.

En la vista de perfil, la silueta de la espalda femenina, se muestra como una suave curva homogénea, fuertemente arqueada en la cintura que permite que sobresalgan los glúteos, habiendo que potencie su sensualidad.

Vista desde atrás, el contorno de la espalda femenina es más estrecho en su parte superior, ensanchándose en la parte inferior, al contrario que la masculina, que es idealmente ancha en su parte superior y estrecha en las caderas.

Uno de los problemas estéticos de la espalda femenina y que tiene que ver con el aumento de peso  y el envejecimiento incipiente, son los depósitos de grasa localizados en la parte alta y posterior del tronco, que se hace más notorio con el paso de los años y que se evidencia especialmente en la parte lateral y posterior demarcándose con el sujetador.

Este problema se manifiesta como un doble contorno por encima  y debajo de la banda horizontal del sujetador, que hace que este se vea como “hundido” entre la piel excesivamente abultada de la espalda.

El problema es difícil de camuflar aún utilizando sujetadores con banda ancha y alta como si se tratara de una faja, siendo además bastante inconfortables de llevar.

Las pacientes normalmente se ven obligadas a renunciar a la ropa ajustada, y es absolutamente evidente con los trajes de baño.

Con el paso de los años no solo aumentan los depósitos de grasa sino que además la piel va perdiendo elasticidad de manera que extraer las adiposidades sobrantes es efectivo y además permite una retracción de la piel que favorece el aspecto de esta región.

 

La liposucción de espalda es una de las opciones con las que contamos para solucionar esta frecuente molestia estética que tienen las mujeres a cualquier edad..

Procedimiento

En el fondo, no se trata más que de una liposucción como la que podríamos realizar en cualquier otra zona corporal, aunque ciertos equipos como los asistidos por vibración o láser son mucho más efectivos debido a las características de esta zona, la cual posee una piel mucho mas gruesa y menos adaptable.

Posteriormente, y como en toda liposucción,  debe utilizarse una prenda de compresión como en cualquier otra zona que haya podido ser sometida a lipoaspiración.

Tras un mes de compresión, se aprecian los nevos contornos de la espalda, mas homogéneos y definidos.

Los  resultados son satisfactorios, aunque posiblemente se aconseje tratamiento de masaje durante algún tiempo para ayudar a la readaptación cutánea.

En nuestra  experiencia, en Clínica Císem  utilizando equipos de  vibroliposucción, es decir, liposucción asistida con vibración,  este es un procedimiento exitoso con alto grado de satisfacción por parte de médicos y pacientes ya que se realiza un moldeamiento meticuloso que permite una importante mejoría de la silueta de la espalda ayudando a las pacientes a lucir un torso menos ancho y voluminoso.

Solemos acompañarlo en su post operatorio con masaje mecanizado le lipomodelación LPG

5 comentarios

Déjanos un comentario