Que son los queloides?. Todos hemos escuchado alguna vez el término “mala cicatrización”, para referirse con ello a aquellos abultamientos en la piel como consecuencia de alguna cicatriz accidental o intencionada (quirúrgica) y que al contrario de lo que se espera de ellas, no mejoran con el paso de los años.

Esta alteración de la cicatrización corresponde en medicina a las denominadas cicatrices hipertróficas y queloides.

Por que se forman?

En el proceso de curación de una herida , nuestra piel tiene unos mecanismos para cerrarla, entre los que está la formación del denominado colágeno cicatrizal. Ese colágeno lo producen de forma autolimitada, las células denominadas fibroblastos, presentes en la dermis de la piel.
En el proceso de formación de la cicatriz hipertrófica o del queloide, estas células reaccionan de forma anómala produciendo sin control mucho más colágeno del necesario y que además que no está correctamente formado. Tal pareciera que no hay información de fín de la herida y el organismo continuara intentando cerrarla.
En la mayoría de los casos en que se produce este proceso, llega un punto en que finalmente cesa esta producción de colágeno y la cicatriz empieza a remitir aunque el resultado final es una cicatriz mas gruesa de lo que se consideraría normal. Este es el caso de las llamadas cicatrices hipertróficas, que en general son la inmensa mayoría de las denominadas por el público como “queloides” y que se diferencian de estos últimos porque se limita a la zona traumatizada sin extenderse a los tejidos de alrededor.
Por el contrario, el queloide se extiende más allá de la zona traumatizada (como brazos que salen de la cicatriz inicial), como si fuera un tumor, y no tiene tendencia a mejor espontáneamente. Además suele presentar síntomas como picor o incluso dolor.

Factores que favorecen la aparición de un queloide

El queloide es difícil de prevenir, puesto que existen factores anatómicos, genéticos y raciales implicados en su aparición. No depende, por tanto, de la técnica quirúrgica, ni de los cuidados postoperatorios.
La genética , es el factor fundamental para la producción de este defecto de la cicatrización. Algunos grupos étnicos, como la raza negra, hacen hipertrofia en sus cicatrices en casi el 85% de los individuos y en casi el 95 % de los casos en cada indivíduo.
También, hay zonas del cuerpo donde sabemos existe estadísticamente mayor posibilidad de aparición de queloides, esto suele corresponder con áreas donde la piel esté en tensión como los hombros, la zona alta del torax u la zona alta de la espalda.
Por sexos, es mas frecuente en mujeres, y por grupos de edad menos frecuente en el envejecimiento. Esto es debido a la menor actividad en general de todas las células en este grupo de edad.

Existe tratamiento?

En general los queloides responden mal a los tratamientos y en muchas ocasiones deben combinarse diferentes técnicas.
Es de todos aceptado, que lo que nunca debe hacerse es resecarse por tratamiento quirúrgico, ya que sería como alimentar el fuego ya que se volvería a activar el proceso cicatrizal.
Existen entonces tres tipos de tratamientos:
 Terapia intralesional: mediante la aplicación de medicamentos que se inyectan dentro del queloide. Casi siempre son corticoides del tipo de la triamcinolona, y que debe aplicarse paulatinamente en varias sesiones en dosis crecientes y con estricto control, ya que uno de sus efectos negativos es la atrofia de la piel donde se inyecta.
Otro grupo son los medicamentos anti proliferativos, algunos de ellos utilizados en tratamientos de tumores, los cuales inhiben la proliferación de células que se multiplican rápidamente, y en los últimos tiempos se han presentado trabajos muy esperanzadores mediante la inyección de toxina botulínica (botox).
 Productos derivados de la silicona: aplicados en forma de tiras o de cremas mejoran la formación de cicatrices. Muchas veces se aplican de forma preventiva. El mecanismo de acción de la silicona no está aún claramente dilucidado, pero la presión de un material sobre la cicatriz, disminuye el aporte de sangre en la misma, intrfiriendo con su vitalidad.
 Láseres vasculares : que destruyen o limitan la proliferación de los vasos sanguíneos que nutren al queloide. Al ir cerrando esos vasos, se le priva a la cicatriz de nutrición y oxigenación del mismo modo pero mas agresivamente que en la presoterapia por bandas.

2 comentarios

Déjanos un comentario