Mucho se ha hablado sobre los efectos perjudiciales del sol y el verano sobre nuestra piel, pero el invierno tiene sus particulares agentes nocivos de los que también hay que protegerse, y que requiere de los particulares cuidados de la piel.

Con la llegada del frío, la piel se ve reducida en su microcirculación para poder redistribuir la sangre en otras zonas del cuerpo más vitales, y además disminuir la pérdida de calor corporal.

Pero esta disminución de la microcirculación en la piel hace que disminuya también el aporte de nutrientes a la misma haciéndola más sensible y más propensa a la deshidratación.

Las pieles secas sufren más que otras los efectos del frío, y durante los meses de invierno necesita más que nunca una capa protectora hidrolipidica que aporte desde fuera los elementos necesarios par nutrirse. Conviene para ello utilizar productos cosméticos altamente nutrientes y que aporten humedad. Las radiaciones solares en invierno siguen siendo tan o más nocivas que en verano, por lo que la exposición (casi siempre facial) al sol intenso, debe acompañarse también del fotoprotector adecuado.

La resequedad labial propia del frio y del viento, debe combatirse mediante protectores labiales casi siempre vaselinados que encontramos en el mercado.

Suelen ser frecuentes los repentinos “enrojecimientos” de zonas como los pómulos o la punta de la nariz y que corresponde a lo que denominamos cuperosis. Este problema es un conjunto de alteraciones vasculares con dilataciones capilares, presentes durante todo el año, pero que se agrava con la llegada del frío y sobre todo con los cambios bruscos de temperatura tan frecuentes en esta época (recintos cerrados, etc.).

Aunque no es un problema grave, si es bastante molesto y puede además se agravado con el consumo de alcohol picantes, especias y el estrés.

En ocasiones se debe recurrir a tratamientos de quimio o electrocoagulación para poder eliminar vasos de calibre considerable, mientras tanto existen fármacos de aplicación tópica con efecto vasoconstrictor que alivian parcialmente el problema.

También entre los cuidados de la piel, la hidratación y protección contra el frío como se mencionaba anteriormente son la base del tratamiento

Déjanos un comentario