Es de todos sabido, que con el paso del tiempo, la producción de colágeno y elastina asegurada por las células de la juventud (los fibroblastos) disminuye progresiva e inexorablemente, la piel se afina, pierde su densidad y las temibles arrugas empiezan a hacer acto de aparición.

Hasta hace poco tiempo, este problema había  sido abordado mediante tratamientos de estimulación de los fibroblastos con la inyección intra dérmica de sustancias activadoras (vitaminas, aminoácidos, factores de crecimiento, etc.). Sin embargo, en la constante búsqueda del tratamiento eficaz, con la menor agresión posible, se han desarrollado mecanismos terapéuticos que bien solos, o bien combinados con otras técnicas de medicina estética, permitan ofrecer al paciente una mínima dosis de disconfort.

LPG, conocido mundialmente por los tratamientos mecanizados corporales, fundamentalmente en el manejo de la celulitis, ha desarrollado unos protocolos especiales a nivel facial para los objetivos deseados de paliar el envejecimiento en esta región.

El principio de acción LPG: El masaje es una técnica terapéutica que le da a la piel más suavidad, más elasticidad y que mejora sus cualidades estéticas. Permite ejercer una estimulación mecánica que se convertirá en respuestas biológicas, es lo que se ha denominado el fenómeno de la mecanotransducción.

Es justamente mediante esta mecano transductción que ENDERMOLIFT estimula los fibroblastos (células responsables de la producción de colágeno) induciendo varias respuestas biológicas entre ellas la producción de colágeno y elastina, las dos sustancias responsables de la firmeza y la elasticidad de la piel.

Tras una reorganización de las fibras de colágeno la arquitectura del tejido cutáneo aparece mejor estructurado y más armonioso.
En Clínica Císem hemos incorporado estos protocolos, para mayor confort de nuestros pacientes, y estamos orgullosos de poder ofrecérselos.

Déjanos un comentario