Aumento de pechoMamoplastia

¿Pueden estar rotas mis prótesis mamarias?

By 25 mayo, 2013 Sin comentarios

Las prótesis mamarias son dispositivos fabricados bajo un alto nivel de vigilancia y cumpliendo una estricta normativa, sin embargo como cualquier dispositivo manufacturado, este puede fallar así como lo hace una pieza de un coche de alta gama, o de cualquier otra maquinaria.

El porcentaje estadístico de ruptura espontanea es muy, muy bajo, casi despreciable, pero no por ello inexistente, por lo que la revisión periódica de nuestras prótesis (clínica y radiográficamente) no está nunca demás

La mayor probabilidad de ruptura es cuando las prótesis se someten a la acción de un objeto corto punzante, situación que puede darse por ejemplo tras un accidente de coche con invasión de un cristal, etc. Son situaciones dramáticas donde lo menos importante en ese momento es el estado de las prótesis, pero que sin embargo hay que revisarlas. Otro ejemplo sería la realización de una biopsia mamaria a ciegas cuando no se ha informado debidamente de la presencia de una prótesis.

Otra posibilidad es la acción de un golpe muy brusco y de gran intensidad sobre el pecho. No obstante, las prótesis al estar constituidas por un gel, tiende a deformarse y es muy difícil aunque no imposible su ruptura.

Por eso, tras una acción invasiva sobre el pecho o en forma rutinaria cada dos o tres años, debería revisarse el estado de la prótesis ya que la ruptura espontánea no suele tener unos síntomas definidos de alerta.

En función de si la perdida de gel se encuentra por dentro de la cápsula peri protésica (se habla entonces de ruptura intra capsular) o por fuera de la misma (ruptura extra capsular), va a haber más o menos síntomas.

En la ruptura extra capsular, es probable que la paciente haya notado deformidad en el pecho y pérdida de volumen y tersura del mismo, o la presencia de bultitos a la palpación. Es inusual presentar dolor, pero puede aparecer sobre todo a nivel del surco submamario debido a los depósitos locales de la silicona. También, y debido a lo mismo, puede aparecer enrojecimiento y sensación de calor en este mismo lugar.

Las rupturas intra capsulares, sin embargo suelen pasar desapercibidas tanto a la exploración como en lo referente a sintomatología.

Actualmente, con las prótesis de gel cohesivo, esto es mucho más improbable ya que aunque la prótesis se rompiera, el gel no se desplazaría. Por eso, y según el protocolo de la FDA, debe realizarse un seguimiento de las prótesis cada dos o tres años como mucho mediante mamo/ecografía.

Que hacer en caso de ruptura?
Ante la sospecha de ruptura, y si la prótesis tiene más de 10 años, debería plantearse seriamente su recambio y si tiene menos de esta vida, deberá realizarse los estudios de imagen pertinentes.
Si se confirmara la ruptura, es necesario obviamente su extracción y posterior sustitución por otra prótesis nueva.

Actualmente, algunas de las más prestigiosas marcas garantizan a sus prótesis por ruptura, por periodos de entre 10 años a toda la vida, esto es, que si llegasen a romperse, ofrecen al paciente otra prótesis de similares características para ser recambiadas al tiempo que reciben la prótesis vieja con el objeto de estudiar la causa de dicha ruptura. Pero, ojo, no garantizan que este problema no vaya a suceder.

Déjanos un comentario