Mesoterapia en Sevilla

A partir de la década de los 80, empezó a surgir el boom de la Mesoterapia como técnica terapéutica aplicable a distintos Inesteticismo, principalmente para el tratamiento de la paniculopatía edemato-fibro-esclerótica, la celulitis, aspecto que perdura hasta nuestros días.

Pero no es solo la celulitis la única patología donde es aplicada esta técnica, aunque si la más conocida, tanto, que cuando las pacientes preguntan en un centro por “mesoterapia”, casi podemos asegurar que se están refiriendo a tratamiento de la celulitis.

Efectivamente, la mesoterapia no es más que una técnica médica de aplicación de medicamentos para diferentes patologías.
Como técnica, tiene sus características específicas que requieren de conocimiento y entrenamiento, y como medio terapéutico requiere de una precisa valoración y conocimiento de la patología y de los fármacos a utilizar.

El mesoterapeuta debe conocer el mecanismo fisiopatológico causante de la patología por tratar, con la firme intención de abordarla etiológicamente y obtener los objetivos definidos.
De esa manera, la Mesoterapia se convierte en un acto médico que requiere de un diagnóstico previo que sólo puede ser llevado a cabo por el médico debidamente capacitado.

Consiste en la aplicación intradérmica de pequeñas dosis de medicamentos específicos y destinados a la resolución del o de los problemas que presente el paciente.
Son famosos los “cócteles” de medicamentos que se emplean para ello, y se trata ni más ni menos que de la mezcla de fármacos compatibles (cada vez más se utilizan homeopáticos) de modo que cada uno de ellos cumpla una misión.

La aplicación se realiza mediante microinyecciones de dosis muy pequeñas y repetidas en la zona afectada o a distancia en zonas reflejas y en las que se pretende conseguir un estímulo neurovegetativo.

No siempre se utilizan los mismos fármacos, ya que en función de cada paciente, la presentación clínica de las patologías no es siempre la misma. Es más, en un mismo paciente podría irse variando la composición de su coctel terapéutico en función de la respuesta que se va obteniendo a lo largo del tiempo.

 

Indicaciones estéticas de la mesoterapia

Como decíamos, aunque es la celulitis la patología a la que se asocia comúnmente a la mesoterapia, esta técnica puede ser utilizada en múltiples patologías tanto de medicina estética como de medicina convencional.

En la primera es cada vez más utilizada para tratamientos de envejecimiento cutáneo tanto facial como corporal, induciendo la reparación de la atrofia senil y sobre todo la inducida por agentes externos (sol, contaminación, etc.). Para ello se utilizan fármacos y productos que inducen la neocolagenogénesis, decir, la formación de colágeno por parte de los fibroblastos y la reparación del balance hídrico.

La alopecia y trastornos tróficos del cabello, son también cuadros con buena respuesta a los medicamentos utilizados vía mesoterápica.

Los resultados son siempre progresivos requiriéndose un protocolo específico de actuación inicial y que debería, idealmente, ser seguido de unas pautas de mantenimiento.
En medicina convencional, puede ser utilizada esta técnica en un amplio abanico de patologías dermatológicas, y en cuadros de dolor.

 

Efectos adversos de la mesoterapia

Dolor. toda persona sometida a un acto mesoterápico notará cierto disconfort
algésico que se puede considerar como un síntoma inherente a la propia
laceración de la piel cuando incidimos con un objeto inciso-cortante como es una aguja. No obstante es un disconfort llevadero y transitorio.

Ciertas zonas anatómicas:, las manos, los pies, la cara interna de los muslos y las rodillas, y el codo son zonas de inyección dolorosas.
Por el contrario, ciertas zonas dorsales, el cráneo y ciertas localizaciones faciales son prácticamente indoloras cuando se emplea una buena técnica.

Enrojecimiento: tras el traumatismo de múltiples microinyecciones, es normal que se aprecie un ligero eritema que afecte a la zona tratada. Sin embargo este debe desaparecer en pocas horas.

Infección: Un clásico refrán médico dice que los problemas no aparecen cuando se piensa en ellos. Por esto, la infección no debería aparecer jamás en un acto mesoterápico realizado por personal médico cualificado y utilizando los medios obligados para ello. Sin embargo, desgraciadamente tenemos conocimiento en la comunidad médica, de infecciones cutáneas en actos realizados en centros y personal no cualificado (peluquerías, centros de belleza, etc). y con material y productos no siempre adecuados.

 

Pídenos una cita

2 comentarios

Déjanos un comentario