Las arañas vasculares son el estadío inicial de la insuficiencia venosa crónica, y su aparición nos está indicando ya un cierto grado de lesión funcional. Son la cara externa de un problema interno.

Su prevalencia no deja de aumentar en las poblaciones occidentales, ya que es una patología que tiene relación directa con la edad y la vida sedentaria y aunque se da en ambos sexos, es mucho mas frecuente en mujeres debido como veremos a algunas de sus causas.

Existen diferentes causas de la aparición de arañas vasculares. Hay una cierta transmisión hereditaria, ya que la calidad de las válvulas venosas, tan implicadas en esta patología, es hereditaria.
La obesidad, produce un aumento en la presión venosa, por dificultad en el retorno venoso, favoreciendo las varices.

El sedentarismo favorece el estancamiento de sangre en la parte inferior de las piernas y sobrecarga valvular, ya que no se activa adecuadamente el sistema muscular que impulsa la sangre hacia arriba. Por este mismo mecanismo, puede aparecer esta patología en trabajos que exijan demasiado tiempo de pie o demasiado tiempo sentados.

Los anticonceptivos, provocan retención de líquidos y favorecen la dilatación de la pared venosa.

El embarazo está también implicado, tanto por la carga de progesterona como por la presión del útero sobre las venas ilíacas, impidiendo o dificultando el retorno venoso.
En resumen, siempre que la sangre no pueda regresar adecuadamente por el sistema venoso, se desata un mecanismo alternativo de dilatación de pequeños capilares que se hacen cada vez mayores y más numerosos con el objeto de suplir el insuficiente retorno.

Tratamiento
La escleroterapia. Se introducen en el interior del vaso, por punción directa, preparados esclerosantes líquidos o en espuma que producen una inflamación de la pared interna de la vena y que terminan por ocluirla de modo que posteriormente se convierte en una cicatriz y se reabsorbe. Es el tratamiento más utilizado por su seguridad y eficacia contrastada desde hace décadas. Como efecto secundario, puede ocurrir alguna pigmentación por depósito de hierro en algún vaso destruido.

El láser. Está indicado en la resolución de pequeños vasos bien como tratamiento único o asociado a esclerosis. Actúa por destrucción mediante el calor, y como efectos secundarios tenemos las pigmentaciones por hierro o por quemadura.

En casos de vasos de mayor envergadura, debe recurrirse a la cirugía mediante flebectomías o microflebestomías.

Prevención
La aparición de arañas vasculares, nos indica que algo ya va mal en la circulación de retorno. Sin embargo no existe una única y eficaz medida curativa ni preventiva para este problema. Una vez que aparece, el paciente debe tomar consciencia de que este problema es para siempre y debe modificar en la medida de lo posible algunos hábitos de vida: introducir la práctica de deporte de bajo impacto (descartar todo lo que implique saltos continuos), no utilizar prendas de vestir con compresión circular como vaqueros ajustados, gomas de calcetines, etc.

El uso de medias de compresión gradual, se ha visto como una de las pocas medidas preventivas eficaces en la progresión de la insuficiencia venosa, así como la práctica de masajes y la aplicación de preparados tópicos a base ozono que refuerzan la función vascular superficial

Déjanos un comentario