La mirada es sin duda un de las claves de la armonía del rostro. Habla mucho de cómo es la persona y de su estado de ánimo: miradas tristes, alegres , profundas, curiosas….. Algunas civilizaciones antiguas decían que mirar a los ojos era una forma de penetrar en el alma de una persona.

La zona periocular tiene especial importancia dado que es la zona donde se fija la atención en un rostro. La mirada acusa el envejecimiento de forma muy evidente; los signos del paso del tiempo no solo se asocian a la madurez, sino que hay factores externos que pueden acelerar este envejecimiento de forma muy temprana: El tabaco se ha asociado a mayor edema palpebral por menor aireación en el seno maxilar; el cansancio provoca caída palpebral, ojeras, ojos hinchados; el stress aumenta las arrugas del entrecejo y de la frente. En general se produce    pérdida de turgencia y elasticidad en los tejidos del contorno orbitario y en consecuencia hay un aspecto cansado de la expresión de los ojos. También influyen las pestañas y cejas poco pobladas.

La mirada: ¿Cómo tratar la zona?

Lo primero que debemos de hacer para mejorar la mirada,  es  empezar por una valoración del estado de salud  de la persona, su alimentación y sus posibles estados carenciales;  una persona sana que come lo que debe y cuenta con los micronutrientes necesarios, tendrá una piel de mejor calidad y eso afecta a la mirada como al resto del rostro.

También es importante preguntar por los hábitos tóxicos (tabaco, alcohol…), el stress y el sueño, no solo si duerme las horas necesarias, sino incidir la calidad ya que sabemos  que la falta de sueño provoca “ojeras” más profundas y oscuras y da un aspecto cansado y triste a la mirada.  Intentar mejorar los hábitos de descanso es una tarea difícil, pero algo muy importante.

A todo esto le debemos de añadir la genética que puede jugar a nuestro favor de forma positiva o bien de forma negativa, ¿cuántas veces hemos oído eso de “estas ojeras las he heredado de mi madre-padre”?.

Una parte importante del tratamiento es la cosmética usando cosmeceúticos  adecuados y distintos tratamientos tópicos.  Se ha de usar una crema específica para la zona  (contorno de ojos) ya que la piel del párpado es de distinta calidad que la de la cara; normalmente estas cremas llevan sustancias descongestivas o calmantes tales como la equinácea, cafeína, ginko biloba, hidratantes como el ácido hialurónico fragmentado, e incluso sustancias que ayudan a disminuir el color oscuro de la ojera tales como la vitamina K, antioxidantes como la vit. C, reestructurantes como el silicio, y otros muchos compuestos específicos para la zona periocular.  Tampoco se nos pueden olvidar los típicos remedios caseros como las compresas frías con manzanilla o los cool pack cuando hemos tenido un día de mucho trabajo y hemos acabado con la zona periocular congestionada.

Dentro  de los tratamientos de medicina estética tenemos varias opciones según el problema que nos interese solucionar y a veces tendremos que recurrir a la combinación de varios de ellos.

Tratamiento de la piel:

Para dar mayor tersura y elasticidad e incluso atenuar las pequeñas arruguitas que se forman en  la piel periocular recurriremos a técnicas de peelings usando sustancias ácidas adecuadas a la zona   de forma que al quitar la parte superficial de la piel conseguimos que se regenere.  Lo ideal es combinarla con la mesoterapia en la que usaremos compuestos con vitaminas , aminoácidos precursores de colágeno y PRP (plasma rico en plaquetas) con el que aprovechamos la presencia de factores de crecimiento de nuestras propias plaquetas para estimular al fibroblasto y hacer que forme acido hialurónico, colágeno y elastina, además también introducimos otras sustancias presentes en el plasma necesarias para la disposición celular. Siempre hay que procurar trabajar para conseguir la regeneración de los tejidos; debemos  intentar que la belleza exterior se corresponda con la interior, de forma que no solo se tenga un mejor aspecto externo, sino que realmente rejuvenezcan.

Estos tratamientos también se pueden usar de forma preventiva a edades tempranas

Tratamiento de las arrugas:

Para las arrugas de la frente, el entrecejo y las patas de gallo, e incluso para, a veces, levantar la cola de la ceja, nuestro tratamiento estrella será la toxina botulínica.

La gran mayoría de las  arrugas de la zona periocular son  provocadas por el movimiento muscular continuo e incluso en ocasiones, como ocurre en la zona del entrecejo, por exceso de contracción y aumento del tono muscular.  Estas son las llamadas arrugas de expresión y lo que hace la toxina botulínica es relajar el músculo. Pero además tiene la ventaja de que regenerador: al paralizar el músculo  que produce la arruga,  permite que la piel se recupere, ya que ahora no está sometida  al continuo movimiento del musculo;  los fibroblastos empiezan a producir más colágeno y elastina y se ha comprobado en diferentes estudios clínicos que la piel en estas  zonas  tiene mejor calidad. En ocasiones, si las arrugas son demasiado  pronunciadas habrá que realizar un pequeño relleno dérmico.

Para saber si la caída de la cola de la ceja es subsidiaria a tratarla con toxina botulínica hay que explorar la musculatura.  En el caso de pacientes  que  al apretar los ojos fuertemente vean que se cae aún más esta zona, la toxina botulínica es un buen tratamiento.  Se puede tratar la musculatura depresora para que suba la cabeza de la ceja;  al mismo tiempo se pone otro punto en el orbicular del párpado,  musculo responsable que la ceja baje y así conseguimos que la cola suba. Este tratamiento consigue despejar la mirada. Pero  en otros pacientes ocurre lo contrario, si tienen un exceso de piel de parpado, levantan mucho las cejas para poder ver de modo que estas suben demasiado. El frontal toma el  mando y tira de las cejas. En este caso no se puede aplicar toxina porque bajaría los párpados dando mirada triste. Si se quieren tratar con toxina una solución es emplear una dosis muy baja de toxina dos dedos por encima de las cejas, dejando una franja de seguridad para que la ceja no se colapse. No debemos olvidar la importancia de las cejas en la expresión de la mirada, ya que unas cejas bien situadas cambian la expresión  en positivo.

Otra forma de levantar la cola de la ceja es mediante los hilos de tracción, tratamiento mínimamente invasivo y combinable con la toxina botulínica.

 

Tratamiento de las ojeras:

En caso que haya una ojera marcada da un aspecto hundido al ojo.  Una forma de tratar es con relleno de grasa del propio paciente (nanofat, lipofilling) que se extrae de alguna zona sobrante; es una técnica muy efectiva para disimular las ojeras marcadas y da un aspecto más joven a los ojos hundidos.

Otra forma es el uso de los rellenos dérmicos, muy recomendables en pacientes jóvenes para dejar el surco  plano. Hay que usar productos que capten poco agua para evitar el edema del párpado.

Si hay mucha bolsa no conviene inyectar toxina porque el musculo bombea para liberar el edema, pero si lo paralizamos este puede  aumentar.

Tratamiento de los párpados:

El envejecimiento del parpado superior se manifiesta con un exceso de piel que cae sobre las pestañas, mientras que en parpado inferior aparecen bolsas de grasa que hacen aumentar las ojeras. En estos casos se ha de recurrir a cirugía: Blefaroplastia superior  y/o inferior. Las intervenciones se pueden realizar de forma conjunta o separadas, según los casos, sin olvidarnos que pueden ser complementadas por los tratamientos anteriores. Por eso siempre es importante la valoración médica.

La blefaroplastia superior es una operación sencilla que se realiza con anestesia local; Las incisiones quedan ocultas por el pliegue natural del parpado. El postoperatorio suele llevar se bien.  El paciente debe de tener la cabeza elevada durante las primeras horas para que no se hinche. Al  5º día se retiran los puntos. Los primeros días el paciente se puede notar hematomas e hinchazón. Puedes salir de casa siempre protegido del sol. No hay que tener muchas horas la mirada fija en el ordenador y tener cuidado con el viento y el sol. Se deben de poner lágrimas artificiales si son necesarias. Durante un mes se debe de evitar la piscina, sobre todo las gafas que comprimen.

La blefaroplastia inferior: se realiza para eliminar las bolsas sobrantes y tensar el parpado. Se realiza una incisión siguiendo la línea de las pestañas  o bien transconjuntival.  En esta intervención  hay que ser muy cautos con la cantidad de grasa que se quita, solo hay que eliminar la que protruye, ya que es una grasa distinta del cuerpo y esta no se reproduce. Si se quita de más puede hundir el ojo y parecer un ojo cadavérico. Para saber la cantidad de grasa a quitar se comprime un poco el globo ocular para ver la cantidad de grasa que protruye.

Hay que tener en cuenta la edad del paciente: los pacientes más jóvenes tienen más elasticidad en el parpado por lo que el riesgo es menor. En el caso de un paciente mayor hay que comprobar primero la elasticidad del parpado inferior y comprobar cuánto tarda en volver a su sitio. Si no hay elasticidad la resección de piel ha de ser mínima

Si el problema es la caída del ángulo externo del ojo que produce una mirada triste, la solución está en la elevación del ángulo externo del ojo  para ponerlo en su posición: la acantopexia . Generalmente se hace en combinación con la blefaroplastia.

Zona temporal:

El hundimiento de esta zona también refleja mucho el envejecimiento dando aspecto de cara cadaverizada. Se puede tratar con distintos rellenos como ácido hialurónico, policaprolactona con la que conseguimos estimular la síntesis de colágeno al mismo tiempo que rellenamos volumen, grasa del propio paciente.

La importancia estética y terapéutica de las cejas y pestañas:

El envejecimiento por si  hace que se pierda parte del pelo y disminuya su grosor, aunque en el varón a veces se produce el efecto contrario: la ceja crece más y se desborda. En el caso de las mujeres la ceja y la pestaña suelen ir involucionando.  Para el tratamiento de estas existe el latanoprost 0,005% que se aplica tópicamente en cejas y pestañas.

En caso que la pérdida de pelo en las cejas sea importante es recomendable la realización de micropigmentación.

Haciendo un planteamiento integral en el diagnóstico y utilizando la combinación de técnicas no invasivas y quirúrgicas (en el caso que sea necesario) se consigue dar a la mirada la frescura perdida durante el proceso de envejecimiento.

 

 

 

Déjanos un comentario