Para nosotros en Clínica Císem de Sevilla, el aumento de labios es mucho mas que añadir volumen.

La región facial comprendida como labios, se extiende desde la base de la nariz hasta el inicio superior del mentón (pliegue labio-mental), y están formados por dos porciones claramente diferenciadas: la región de la piel y la porción de mucosa o labio rojo propiamente dicho (Bermellón) separados por la transición cutáneo-mucosa.

En las personas jóvenes, el balance estético de los labios se visualiza adecuadamente, sin embargo durante el proceso del envejecimiento y por la atrofia de los tejidos, se altera la definición entre labio cutáneo y labio mucoso, llegando incluso a desaparecer por la inversión hacia el interior de la boca de este último.

Idealmente, en la vista de frente, el labio superior debería ser aproximadamente un tercio de la altura labial total y el labio inferior aproximadamente dos tercios de dicha altura. El arco de Cupido, es una formación en forma de “V” que se localiza en el centro de la transición cutáneo-mucosa del labio superior, muy bien definida en los jóvenes, y con una angulación mas o menos abierta según diferentes formas labiales. Suele conectarse con la base de la nariz, mediante las llamadas columnas del filtrum, que son son 2 líneas elevadas que ascienden mas o menos en paralelo desde leste arco hasta la base de la nariz.

En vista de perfil el labio superior ideal debe proyectarse de 1 a 2 mm por delante del labio inferior, además de presentar una curvatura cóncava desde el inicio de los labios en la base nasal y el pliegue labio-mental hasta la transición cutáneo mucosa que les confieren un aspecto de “puchero”, además las comisuras labiales (cantos de la boca) no deben estar caídas, cosa que ocurre en ocasiones por excesivo peso de la piel de la mejilla inmediatamente adyacente al labio superior.

Las alteraciones estéticas de los labios, pueden ser originales desde el nacimiento, ser debidas a traumatismos o consecuencia del proceso de envejecimiento. Cada una requiere de un tratamiento diferente.

Así, podemos encontrar:

Alteraciones en la forma: causadas por traumas, cicatrices, secuelas de cirugías o procedimientos estéticos, o alteraciones congénitas.

Alteraciones en el tamaño: Microstomía (boca pequeña), Macrostomía (boca grande). Son siempre de solución quirúrgica, y su tratamiento casi siempre tiene como objetivo la función mas que la estética.

Alteraciones de la posición: Son alteraciones congénitas y suelen ser corregidas con cirugía o rellenos.

Alteraciones en el volumen: Podemos encontrar labios delgados, finos y sin volumen que pueden ser congénitos, o producidos por el envejecimiento (muy frecuentemente). Son tratados con relleno o cirugía.
Por el contrario, podemos encontrarnos con labios muy gruesos o excesivamente grandes, casi siempre fruto de rasgos raciales. Son tratados mediante cirugía reductora.

El envejecimiento labial:

Merece un apartado independiente dentro de los Inesteticismos labiales, ya que engloba casi todas las alteraciones no traumáticas que podemos encontrar tanto en el labio cutáneo como en el mucoso..

Así, encontraremos pérdida de volumen y definición de los labios, alargamiento de las porciones cutáneas y aparición de arrugas verticales en la porción cutánea de mayor o menor profundidad.

Cada una de estas alteraciones, requiere de un tratamiento diferente, que puede hacerse en forma aislada o combinada, de tal forma que el labio fino e indefinido, se tratará con rellenos dérmicos.

El labio excesivamente elongado o caído, se trata mediante el denominado lifting labial. Las arrugas verticales (código de barras), se trataran con rellenos y/o con abrasiones de diferentes intensidades bien sean químicas (peeling), o físicas (dermoabrasión)

 

Los rellenos dérmicos

Un implante es todo material introducido en el organismo con el fin terapéutico de reemplazar o añadir algún órgano o tejido.

Pueden ser obtenidos del mismo paciente (autólogos), como la grasa o la dermis, y se utilizan básicamente en cirugías reparadoras. Son poco utilizados en la intención estética propiamente dicha.

Los implantes heterólogos, es decir, provenientes de fuera del individuo, son los que tienen mayor aceptación por parte de la inmensa mayoría de los médicos estéticos y por supuesto de los mismos pacientes, debido a su facilidad de utilización.

Dentro de este grupo, hay diferentes tipos de materiales con mas o menos durabilidad y obtenidos de diferentes fuentes.

En líneas generales podemos clasificarlos en dos grandes grupos:

– los permanentes en los que se encuentra exclusivamente el metacrilato, ya que cualquier otro material (siliconas, etc.), no son de uso legal, ético ni sanitario. Por lo general, los materiales permanentes no son muy bien aceptados por la comunidad médica debido a la posibilidad de efectos adversos futuros aún no conocidos, y a la dificultad de solucionar problemas si estos se presentan.
– Los reabsorvibles o transitorios. Este es un gran grupo, el preferido por casi todos los médicos, debido a la escasez (no ausencia total) de problemas que ocasionan.
En este grupo encontramos el colágeno, la hidroxiapatita cálcica y el rey de los implantes dérmicos, el ácido hialurónico
Todo este grupo en general, se utilizan para voluminizar los labios, definirlos, hidratarlos y corregir pequeños defectos de forma.

 

CIRUGÍA ESTÉTICA DE LOS LABIOS:  INJERTOS AUTÓLOGOS

Se utilizan injertos o implantes autólogos, para el aumento de volumen en los labios cuando al mismo tiempo se están realizando intervenciones quirúrgicas en otras zonas del cuerpo (plastias mamarias, de abdomen, lifting, etc.) y que nos sirven de donantes, Son técnicas más invasivas y de uso poco frecuente, pero que tienen la ventaja de utilizar materiales del propio organismo.
• Dérmis cutánea obtenida de un fragmento de piel o de una cicatriz
Injerto de grasa: el edema es grande y la reabsorción es variable e irregular en labios.
• Vena
• Músculo

 

LIFTING DE LOS LABIOS:

Cuando además de un bermellón delgado, encontramos que la distancia desde éste hasta la base de la nariz es muy larga puede ser necesaria una resección de piel para acortar esta distancia y elevar el labio en su totalidad. Deja como secuela una pequeña cicatriz en la base de la nariz, que con el tiempo pasa desapercibida. Está indicado en casos excepcionales y en pacientes de edad avanzada.

 

QUEILOPLASTIA REDUCTORA:

Consiste en la retirada de mucosa y músculo para disminuir un labio excesivamente grande. La cicatriz queda ubicada en el interior del labio.

 

Tratamiento de las arrugas en los labios.

El método más sencillo es la infiltración simple de un material de relleno.
En estos casos debe elegirse un producto elástico de moléculas de pequeño tamaño que consiga elevar la arruga sin dar excesivo volumen al labio. El material ideal es el ácido hialurónico de moléculas pequeñas. Su único inconveniente es la corta durabilidad (entre 6 y 10 meses).
Cuando la arruga se presenta como una ruptura de la epidermis, el relleno es insuficiente e incluso no efectivo y habrá que recurrir a los tratamientos abrasivos de la epidermis.
En función del daño presente, podremos optar por abrasiones suaves y repetidas, o por el contrario si estamos en presencia de un gran daño, recurrir a abrasiones mas profundad con el objeto de “lijar” la piel.
Esto puede obtenerse con productos químicos como el fenol o el ácido tricloroacético, o mediante a dispositivos físicos como la dermoabrasión mecánica o el láser.
Tras una abrasión profunda, habrá una renovación de la epidermis que borre la huella de la arruga, pero antes de ello, hay que pasar por un proceso similar al de una quemadura.

6 comentarios

  • Consolacion López ontanilla dice:

    Hola buenas hace tres años me inyecte acido hialuronico . No se ha absorbido y estoy plantandome una queiloplastia. Cuál es su precio?

    • Clinica Cisem dice:

      No podemos emitir un presupuesto sin una valoración previa, ya que cada caso es único y puede requerir diferentes tipos de abordaje.
      Si lo desea, podemos darle una cita para ser valorada por el equipo médico

Déjanos un comentario