La elevación de glúteos, se realiza cuando en ocasiones, el problema estético de la región de las nalgas no es exactamente la falta de volumen, sino la flaccidez de sus tejidos.

En la región que comúnmente denominamos como “nalgas”, encontramos básicamente tres tipos de tejido: el músculo (los glúteos propiamente dichos), la grasa y la piel.

La flaccidez de la piel con su grasa sub dérmica correspondiente, puede mejorarse notablemente mediante la implantación de unos hilos elásticos  de tracción especialmente pensados para esta zona. Estos hilos no son reabsorvibles, ya que están fabricados con finos filamentos de silicona de grado médico y contienen unas pequeñas espículas que los fijan y los anclan a los tejidos.

El tratamiento de implantación de estos hilos, es simple y se realiza bajo anestesia local y en forma ambulatoria.

En función de la necesidad de cada caso, se insertan diferentes números de hilos en la región por debajo de la piel  traccionando hacia arriba de manera que consiguen la elevación perseguida de los tejidos descendidos de la nalga: como decimos, basicamente la piel y su grasa sub cutánea. Es incorrecto pensar que se moviliza el tejido muscular propiamente dicho.

Se consigue de esta forma reducir las ptosis (caídas) glúteas de leves a moderadas y no requiere de re tratamiento hasta pasado un año.
Posteriormente y en el post operatorio, por así decirlo, el paciente deberá llevar una prenda de sujeción tipo faja elástica durante una semana y evitar la actividad física intensa durante el mismo plazo.

El tratamiento de tracción mediante hilos para la elevación de glúteos, no está indicado para grandes caídas o nalgas muy voluminosas, donde podría estar indicada una liposucción previa con el fín de disminuir el peso de los tejidos.

La indicación siempre pasa por una buena valoración por parte del médico quien determinará si el caso es el adecuado para conseguir un buen resultado.

10 comentarios

Déjanos un comentario