Mamoplastia de reducción

La reducción de los senos

En ocasiones es un tamaño aumentado del volumen del pecho, lo que ocasiona problemas emocionales y muy frecuentemente físicos a la paciente, como rozaduras en el surco por debajo de las mamas, dolor en la columna por el exceso de peso, etc.

El aumento del tamaño de los pechos puede ser debido al volumen de la glándula o bien al aumento de tejido graso. Estos aumentos se inician en la pubertad o después de embarazos y lactancia y puede además acompañarse de descolgamiento, la llamada ptosis mamaria.

El tratamiento siempre será quirúrgico, utilizando para ello diferentes técnicas que se adaptarán a las necesidades de cada caso.

En esencia la intervención clásica tiene como objetivo situar a la areola en una posición mas elevada y retirar el exceso de piel, glándula y grasa para obtener un volumen y posición adecuados.

Intervención quirúrgica

Información técnica sobre la operación de reducción de pecho

Tiempo Quirúrgico:
De 2 a 5 horas.

Anestesia:
En la reducción de pecho se puede usar anestesia local mas sedación, o general, la cual muchas veces es preferible por el confort para el paciente.

Hospitalización:
Lo normal es con ingreso de al menos 24 horas.

Efectos secundarios:
Molestias durante los primeros días, especialmente al dormir de lado y que, por lo general, ceden con ayuda de analgésicos suaves.

Recuperación:
10 días a 2 semanas. Las cicatrices van haciéndose menos visibles en meses o un año.

Duración de los resultados:
Depende de la edad, embarazos, pérdida y ganancia de peso, calidad de la piel, etc. pero en general se mantiene durante años.

Inconvenientes y riesgos

Dolor, amoratamiento de la mama, inflamación y acorchamiento postoperatorios temporales. Presencia de cicatrices permanentes más o menos extensas.

Las cicatrices, resultan de la resección del tejido sobrante, y aunque mejoran con el tiempo debemos ser conscientes de su permanente presencia.

Normalmente se sitúan alrededor de la areola, en el surco submamario, y en la vertical que une la areola con el surco. Los propios de la anestesia empleada. Cicatrices anchas y visibles, hipertróficas y queloideas; infecciones, sangrado, hematoma, necrosis cutáneas; malposición de los complejos areola-pezón, asimetrías mamarias, alteraciones de la sensibilidad del complejo areola-pezón o de la mama. Dificultad para amamantar.

Precios

Nuestros precios son siempre cerrados, es decir, incluyen la consulta de historia clínica, el quirófano, anestesista y la estancia hospitalaria, así como todas las consultas de curas y controles. También incluyen el IVA correspondiente.

Con el plan de financiación de Clínica Císem, podemos financiar su tratamiento con un interés preferencial.

Se trata de un plan muy competitivo con el que queremos facilitar el acceso a los tratamientos que había deseado

Puede realizar su financiación hasta en un año sin intereses, o hasta en cinco años con un interés realmente muy bajo.

Blog

También tratamos este tema en nuestro blog

Financiación,

A tu medida