El invierno es el momento  idea para poner a punto nuestra piel y corregir aquellos  defectos que hayan podido aparecer durante el verano, casi siempre , a consecuencia de la exposición prolongada al sol.

Tipos de manchas en la piel a grandes rasgos:

Melasma

Es una patología cutánea que consiste en la aparición de manchas oscuras de color marronáceo (hipermelanosis) localizadas y distribuidas habitualmente en áreas expuestas al sol (cara).Los tonos de la coloración van desde el gris ceniza hasta el marrón oscuro. Las zonas más frecuentes de aparición son la frente, las mejillas, el dorso nasal, encima del labio, el mentón, los miembros superiores y el escote.

La causa es desconocida, pero existen múltiples factores que pueden estar implicados en su desarrollo, como son:

  • Predisposición genética
  • Exposición a la luz ultravioleta y solar
  • Factores hormonales: anticonceptivos (niveles de estrógenos), embarazo (niveles de progesterona)
  • Posibles factores cosméticos, causando algún proceso irritativo o alérgico
  • Consumo de fármacos fotosensibilizantes

Lentigos solares

También llamadas “manchas de la edad”, son pequeñas y presentan una coloración variable de marrones más claros o más oscuros. Son más frecuentes en personas de piel clara y también a partir de los 40 años, ya que la piel pierde la capacidad de regeneración. Suelen estar situadas en áreas expuestas crónicamente al Sol, especialmente en la cara, el dorso de las manos, la zona alta de la espalda y el escote. Por este motivo también son denominados popularmente “manchas solares” o “manchas de la vejez”.

Son de mayor tamaño que las pecas/efélides y a diferencia de estas no desaparecen en el invierno.

Son lesiones completamente benignas, aunque traducen que esa piel ha sufrido una exposición elevada a la radiación ultravioleta, por lo que su presencia indica un mayor riesgo de sufrir cáncer de piel.

 

 

Tratamientos para eliminar las manchas en la piel

Ante todo debe hacerse una adecuada historia clínica y exploración para determinar a qué tipo de manchas nos enfrentamos y cuál puede ser su posible causa, pues aunque el sol está presente en la mayoría de ellas, casi siempre hay oculta otra causa desencadenante: cosméticos, fármacos, alteraciones hormonales, etc. Existen diferentes técnicas  que serán elegidas en función de cada caso, entre ellas tenemos algunos tipos de láseres, luz pulsada, crioterapia con nitrógeno líquido y los diferentes tipos de peelings.

 

Las técnicas más frecuentemente utilizadas en la consulta de medicina estética son los peelings, ya que en poco tiempo se obtiene una notable mejoría, no solo de la pigmentación, sino también de otros caracteres  de la piel como son la textura,  luminosidad, e incluso algunos signos leves de foto-envejecimiento como hiperqueratosis, arrugas finas, alteraciones del color, etc.

Existen distintos tipos en función de su profundidad de acción, y cada uno de ellos tiene su indicación específica.

 

Diferentes  Tipos de peelings para la eliminación de las manchas en la piel:

Peeling superficial  y medio

Actúan a nivel de epidermis y dermis superficial, por lo que no tratan el problema en profundidad. Están más indicados en casos leves, discromías o mantenimiento de tratamientos más invasivos. Sin embargo son los  más usados debido a su buena tolerancia y su alta efectividad, sin necesitar  tiempo de descanso de la vida rutinaria.

 

Peeling profundo

Actúa directamente en el plano dérmico donde se encuentran los melanocitos. Generan una exfoliación más intensa y suelen realizarse muy espaciadamente pudiendo ser seguidos de peelings más superficiales.

 

La continuidad: la clave del éxito

Como en todos los tratamientos estéticos, es fundamental  la constancia para mantener el resultado.

Los pacientes con tendencia a las manchas solares, deberían realizarse ciclos de peeling al menos una vez al año y entre medias,  mantener tratamiento domiciliario con despigmentantes y por supuesto una adecuada fotoprotección.

Déjanos un comentario