Consiste en el implante de prótesis específicas para mentón y pómulos , con formas y volúmenes diferentes,  para dar volúmenes a estas zonas de la cara que pueden presentar una escasez de los mismos bien en forma congénita o bien por efecto de la edad cuando disminuye la grasa cutánea.

Suele realizarse como intervenciones independientes o asociadas a otras como el lifting facial o la rinoplastia donde puede resultar beneficioso el  aumentar el volumen de estas áreas, sobre todo el mentón. Es la denominada perfiloplastia, donde se trabaja conjuntamente la corrección de la nariz y el mentón en su conjunto (perfil)

Cuando las prótesis se colocan en forma aislada, normalmente la intervención se realiza bajo anestesia local . Si se hace en el marco de otras intervenciones, como el lifting o la rinoplastia, entonces la anestesia irá en función de la envergadura de la intervención principal.

La recuperación postoperatoria requiere de aproximadamente una semana durante la cual es posible encontrar algún nivel de inflamación, y los resultados finales se observan en aproximadamente quince días.

Opciones no quirúrgicas para el aumento de mentón y pómulos

No siempre hace falta recurrir a la cirugía, para la remodelación de pómulos y mentón, ya que existen materiales de relleno que aportan volumen en la cara utilizando una técnica específica. Esta opción es cada vez mas popular debido a la poca invasión y a que los pacientes hacen vida normal desde el primer momento.
En pacientes jóvenes, el aporte de volumen adecuado embellece notablemente las facciones, y en pacientes de edad madura obtiene un importante efecto de rejuvenecimiento.

Déjanos un comentario