Con este, voy a empezar una serie de artículos sobre mitos y leyendas de diferentes tratamientos de medicina y cirugía estética.

Algunos están muy arraigados en la población, tal vez por el tiempo que llevan circulando y a pesar de que continuamente los médicos que nos dedicamos a este campo, los estamos desmintiendo continuamente.

Empezaremos por las prótesis de mamas.

Las prótesis de mama estallan en los aviones?

Obviamente NO. Si esto fuera cierto, habría centenares de prótesis rompiéndose todos los días. Tal es el número de pacientes felizmente operadas.

Las prótesis de mama, son de textura gel, de modo que pueden soportar grandes presiones sin sufrir alteración alguna.

Este mito nace en España en los años 80 no sabemos muy bien porque y se le atribuye a unas declaraciones, que dudo de su veracidad, a una conocida actriz .

Con prótesis no se puede dar de mamar

Falso. La prótesis no altera el funcionamiento normal de la glándula mamaria, y además es independiente de su emplazamiento por delante o por detrás del músculo pectoral.

¿Producen cáncer?

Falso. Hay suficiente número de estudios realizados a largo plazo por organismos independientes de los fabricantes, que demuestran que no existe ninguna relación entre prótesis mamarias y cáncer. La estadística sería la misma para pacientes portadoras y no portadoras de prótesis.

Es más, el consejo de realizar exploraciones radiológicas periódicas en las pacientes portadoras de prótesis, favorece el diagnóstico precoz en el caso de un posible cáncer.

Déjanos un comentario