Existe aún una idea muy extendida, de que cualquier tipo de grasas  deben eliminarse de la dieta sana.

Esto no es una verdad absoluta, ya que las grasas tienen un papel muy importante en el buen funcionamiento de nuestros tejidos como veremos mas adelante, pues son la fuente esencial de los denominados ácidos grasos.

Los ácidos grasos son componentes orgánicos de las grasas, que proporcionan energía a nuestro organismo y permiten el desarrollo de los distintos tejidos.

Además, las grasas son necesarias para la producción de la energía que nuestro cuerpo necesita para todas las actividades diarias que implica el hecho de estar vivo.

 

Funciones de las grasas en nuestro organismo:

Entre otras tenemos:
• Participan en la formación de membranas celulares, tejido nervioso y hormonas.

• Participan en la fabricación, transporte y metabolismo de las vitaminas A, D, E y K.

• Proporcionan ácidos grasos esenciales, que participan en el desarrollo infantil y el crecimiento.

• Los ácidos grasos participan en forma directa en la producción de los factores de coagulación de la sangre y en la regulación y el control de la presión arterial.

• Finalmente, como se decía anteriormente, son utilizadas por parte de nuestro organismo como energía o combustible.

Hay que conocer que en lo concerniente a la grasa que incorporamos en la dieta, podemos distinguir tres grandes grupos, y aquí es donde empieza la distinción entre saludable o no saludable.

 

Diferentes tipos de grasa

Hay tres tipos distintos de grasas: las grasas saturadas, insaturadas y las poliinsaturadas.

– Grasas saturadas: Estas son las conocidas comúnmente como grasas malas, pero el grado de “maldad” radica principalmente en la cantidad consumida. Por tanto en cantidades moderadas, no ofrecen peligro alguno.

Estas se encuentran en alimentos de origen animal como las carnes, los huevos y la leche .

– Grasas insaturadas: Estas son las grasas más saludables, las más ricas en el famoso Omega3, y las que deberíamos incluir siempre y sin miedo e nuestra alimentación. Están presentes en el pescado, las verduras y frutos grasos y legumbres como la soja.

– Grasas poliinsaturadas: estas son las que en verdad deberíamos de evitar todos los días. Están compuestos por aceites refinados para uso industrial que permiten la conservación de los alimentos por largos períodos de tiempo sin alterar su sabor. SE obtienen de algunos vegetales y su presencia suele estar escondida en alimentos de elaboración industrial (bollería, conservas, precocinados, etc).

 

Alimentos ricos en grasas saludables

La mayor fuente de grasas insaturadas, son como decíamos anteriormente pescados y frutos grasos. He aquí una lista de los principales de ellos:

  • Aceite de oliva: Es la principal fuente de grasas saludables, pero pare ello, el aceite no debe estar refinado.
  • Otros aceites vegetales: como los aceites de girasol, soja, maíz o cacahuetes
  • Aguacates. Muy rico en ácido oleico
  • Legumbres como la soja, guisantes, lentejas o garbanzos
  • Determinadas carnes: las denominadas carnes blancas como el pollo, pavo o conejo
  • Pescados azules: Muy ricos en Omega3. Entre ellos encontramos:
  • Sardina
  • Salmón
  • Salmonete
  • Atún
  • Anchoas
  • Anguila
  • Arenque
  • Caballa
  • Pez emperador o espada
  • Jurel

 

 Beneficios de las grasas saludables

Seguir una alimentación rica en grasas saludables como parte de una dieta sana y balanceada, nos ayuda a evitar enfermedades cardiovasculares, debido sobre todo a sus virtudes depurativas de la sangre, por ello son grasas tan recomendadas en caso de niveles altos de colesterol y/o triglicéridos.

En resumen, las principales propiedades de las grasas saludables son las siguientes:

• Ayudan a prevenir y evitar las enfermedades cardiovasculares e infartos.
• Depuran la sangre, reduciendo los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.
• Ayudan a reducir y controlar la presión arterial.
• Regulan nuestro organismo evitando trastornos alimenticios como el sobrepeso o la obesidad.

Déjanos un comentario