En el envejecimiento de la zona periocular, debemos  tener en cuenta que ocurren diversos cambios simultáneamente de diferentes estructuras:

Encontraremos exceso de la piel del párpado superior, exceso de la piel del párpado inferior, exteriorización de las bolsas grasas, descenso de las cejas y aparición de arrugas perioculares (patas de gallo)

Actualmente existen diferentes tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos que solos o combinados están diseñados para el rejuvenecimiento de la imagen de esta región.

El tratamiento clásico es la blefaroplastia, que consiste en corrección del exceso de piel palpebral y/o grasa periocular mediante la extirpación de los mismos a través de una incisión que se aloja en el ángulo del pliegue del párpado superior y en el borde inferior del tarso del párpado inferior aunque esta última cicatriz puede no existir si se realiza el proceso por la conjuntiva del párpado inferior (Técnica transconjuntival).

TIEMPO QUIRÚRGICO: De 1 a 3 horas.

ANESTESIA: Según el criterio del cirujano y del anestesista se puede realizar con anestesia local y sedación ó anestesia general.

HOSPITALIZACIÓN: Según el criterio del cirujano, este periodo inmediatamente posterior a la cirugía, puede comprender entre 3 y 24 horas.

EFECTOS SECUNDARIOS: Tras la blefaroplastia puede ocurrir inflamación o incomodidad temporal, equimosis (moratones) temporalmente, lagrimeo, defecto en el cierre palpebral en los primeros días tirantez en la piel, irritación y picor ocular, fotofobia, alteración pasajera de la sensibilidad de la piel; esto acontece entre las primeras 4 ó 5 semanas.

RIESGOS: Temporalmente visión doble o borrosa, hematoma, infección, lagrimeo por los ángulos externos de los párpados, milium o granos blancos de grasa en cicatrices palpebrales, dificultad en el cierre parpebral (normalmente pasajero)

RECUPERACIÓN: En 2-3 días cuidados domiciliares. De 7 a 10 días vuelta al trabajo. En 3-4 semanas se vuelve a una vida normal. Es posible que las equimosis puedan durar varias semanas.

DURACIÓN DE LOS RESULTADOS: En muchas ocasiones es permanente aunque generalmente puede durar varios años.

 

Actualmente se emplean con cada vez mas frecuencia, técnicas de camuflaje mediante la inyección de ácido hialurónico justo debajo del surco que forma la bolsa del párpado inferior. Esto permite al elevar la piel de debajo de la bolsa el “camuflaje” o disimulación de la misma, y que será efectivo todo el tiempo que dure el relleno inyectado.

No requiere ingreso hospitalario ni ningún tipo de recuperación, ya que no es un tratamiento quirúrgico. Se realiza en la consulta del médico y n o requiere ni siquiera anestesia. Los materiales utilizados sin embargo deben ser siempre de primera calidad y debidamente registrados por las autoridades sanitarias para ello. En Clínica Cisem de Sevilla, utilizamos solamente ácido hialurónico de marcas internacionalmente conocidas y que nos ofrecen las garantías de calidad adecuadas

Es una técnica que por simple, cómoda, no dolorosa y no quirúrgica, cada día gana más adeptos a la misma. Su único inconveniente es el tener que reponer cada año la pérdida del material reabsorbido.

La elevación de las cejas y las arrugas delas “patas de gallo” se solucionan mediante la aplicación de Toxina Botulínica (Botox-Vistabel®, Azalure®), los cuales relajarán la musculatura causante de las arrugas mímicas y potenciarán la acción de los músculos elevadores de las cejas.
Esto puede hacerse en forma aislada o en combinación de posteriores rellenos de las arrugas restantes mediante la inyección de ácido hialurónico, con lo cual se potencia el resultado.

Déjanos un comentario