Desde hace muchos años, prácticamente todas las intervenciones de aumento de pecho se realizan con este tipo de prótesis . Este tipo de gel de silicona se caracteriza por poseer mayor unión entre las moléculas que lo componen, dándole una consistencia más densa y viscosa. De esta manera se logran dos tipos de beneficios, a largo y a corto plazo.

1- Si bien no puede garantizarse que una prótesis no sufra ruptura con el paso del tiempo, al ser el relleno una masa gelatinosa compacta y no líquida de silicona, cuando dichos implantes están envejecidos y presentan poros o bien ya francamente rotos, la silicona permanecerá en el interior del implante o bien solo saldrá en pequeñas cantidades. Esto favorece la limpieza quirúrgica en los recambios tardíos de implantes.

También hace muy difícil, (aunque no imposible), la migración de micropartículas de silicona dentro de la mama o hacia la axila, dependiendo del tiempo que se deje el implante sin recambiar una vez su vida útil ha finalizado.

2- De forma inmediata las prótesis rellenas de gel cohesivo de silicona tienen la gran ventaja de reducir el “rippling”, (arrugas que se palpan a través de la piel) dada la firmeza de su estructura interior. Además es imprescindible en los implantes de formas específicas, como los de perfil anatómico, para mantener su diseño dentro de la mama.

Existen diferentes grados de cohesividad dependiendo del fabricante o del modelo.

Hoy en día el relleno con gel cohesivo de silicona es el material más ventajoso y seguro para las pacientes que se someten a mamoplastia de aumento con implantes no solo de perfil anatómico, sino en general y sin distinción del lugar donde vayan a ser emplazadas

Déjanos un comentario